Los talibanes en Afganistán siguen impidiendo que las niñas superen el sexto grado de educación, por lo que este residente de Kabul dirige una escuela secreta

Noticias

En julio, los talibanes anunciaron una reunión de clérigos cuidadosamente seleccionados para decidir el destino de la prohibición de la educación. Pero sólo dos clérigos acudieron en apoyo de la educación de las niñas. Desde entonces, los talibanes no han hecho ningún progreso sobre si están dispuestos a comprometerse.

“Al principio teníamos la esperanza de que reabrieran las escuelas, pero con el paso del tiempo nos dimos cuenta de que no, que están haciendo otra cosa. Simplemente emiten veredictos contra las mujeres después de cada día”, dijo Nazhand. “No creo que estén dispuestos a reabrir las escuelas, los talibanes no tienen ningún problema con las escuelas de niñas, pero quieren explotarlas políticamente. Quieren seguir gobernando a la sociedad al prohibir las escuelas para niñas. Les conviene imponer restricciones a las mujeres porque no pueden hacerlo con los hombres”.

Después de la intervención militar estadounidense en Afganistán a finales de 2001 que expulsó del poder a los talibanes, el país devastado por la guerra fue testigo de una serie de reformas socioeconómicas y programas de reconstrucción. La constitución posterior a los talibanes, que fue ratificada en 2004, amplió los derechos de las mujeres para ir a la escuela, votar, trabajar, servir en instituciones cívicas y protestar. En 2009, las mujeres se postularon para presidente por primera vez en la historia del país.

Pero las cuatro décadas de guerra y hostilidad infligieron daños masivos a las infraestructuras básicas de Afganistán, incluidos los activos educativos de la nación.

E incluso antes de que los talibanes tomaran el poder el 15 de agosto del año pasado, un informe de UNICEF encontró que Afganistán había tenido problemas con más de 4,2 millones de niños sin escolarizar, el 60% de los cuales eran niñas. Aunque los costos potenciales de no educar a niños y niñas por igual son altos en términos de pérdida de ingresos, no educar a las niñas es especialmente costoso debido a la relación entre el logro educativo y el estudiante que retrasa el matrimonio y la maternidad, la participación en la fuerza laboral y la toma de decisiones sobre su propio futuro. , e invertir más en la salud y la educación de sus propios hijos en el futuro. El análisis indica que Afganistán no podrá recuperar el PIB perdido durante la transición y alcanzar su verdadera productividad potencial sin cumplir los derechos de las niñas a acceder y completar la educación secundaria. UNICEF también estimó que si la cohorte actual de 3 millones de niñas pudiera completar su educación secundaria y participar en el mercado laboral, contribuiría con al menos $ 5.4 mil millones a la economía de Afganistán.

Un informe de Amnistía Internacional también dice que los talibanes han impedido que las mujeres trabajen en todo Afganistán.

“A la mayoría de las empleadas del gobierno se les ha dicho que se queden en casa, con la excepción de aquellas que trabajan en ciertos sectores como la salud y la educación”, afirma el informe. “En el sector privado, muchas mujeres han sido despedidas de puestos de alto nivel. La política de los talibanes parece ser que solo permitirán que sigan trabajando las mujeres que no puedan ser reemplazadas por hombres. Las mujeres que han seguido trabajando dijeron a Amnistía Internacional que les resulta extremadamente difícil hacer frente a las restricciones impuestas por los talibanes sobre su vestimenta y su comportamiento, como el requisito de que las mujeres médicas eviten tratar a pacientes masculinos o interactuar con colegas masculinos”.

“Hace veinte años, cuando los talibanes tomaron el control de Afganistán, lo primero que hicieron fue prohibir el acceso de las mujeres a la educación”, dijo Nazhand. “Los talibanes mantuvieron a un gran número de mujeres en aislamiento y como población analfabeta; el resultado fue una sociedad paralizada y atrasada. No debemos olvidar que los talibanes siguen sufriendo la mentalidad radical y represiva que tendrían hace 20 años. No debemos seguir siendo las mujeres que éramos hace 20 años, y no permaneceremos en silencio”.

Las amenazas a la seguridad y los actos de terrorismo también han sido una gran preocupación para los estudiantes en Afganistán. A fines de octubre, un atacante suicida atacó una clase repleta de más de 500 estudiantes en el oeste de Kabul y mató al menos a 54 graduados de la escuela, entre ellos 54 niñas. El ataque marcó el segundo ataque mortal contra centros educativos en el país desde que los talibanes tomaron el poder.

Leave a Reply